Otro gran triunfo de la transversalidad

|

La transversalidad es un concepto que lleva al éxtasis a la progresía y que significa que tú y yo compartimos competencias y así ni tú ni yo tendremos que hacer nunca nada, ni nos podrán exigir responsabilidades. Incluso la transversalidad se puede extender a tres: yo, tú y él o ella, que la progresía es muy correcta en el lenguaje. Por supuesto, la Marea, nasía pa’ganá, ha implantado la transversalidad en su modo de actuar –¿quizá de no actuar?, porque hacer, hacer, lo que se dice hacer, no hace mucho– y así ningún dedo acusador puede señalar a nadie por el fracaso de su lucha contra el chabolismo en A Pasaxe. Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–; la edil de Bienestar Vegetal, María García, biotopo pata negra, y la pseudopeletera Silvia Cameán, musa del sector pijo de los mareantes, tienen competencias sobre el asentamiento chabolista de A Pasaxe y así va todo por allí. Hasta los realojados vuelven al poblado. Ha tenido que aparecer Demarcación de Costas para resolver el problema casi a las bravas. Qué transversalmente inútil es el plan municipal para erradicar el chabolismo.

Otro gran triunfo de la transversalidad