Enfadados y decepcionados

|

Este es el estado de nuestros conciudadanos, según una encuesta del CIS y de ese alto porcentaje un 54% creen menos en la democracia. En esa “enquisa” aún no había parecido en el escenario el partido fundado por Errejon y los números que informaban sobre la intención de voto premiaban a PSOE y PP y castigaban a Ciudadanos, Podemos y Vox. Las encuestas, ya saben, las carga el diablo y las encargan los partidos y sus satélites. Ahora están preocupados los politólogos y adivinos en si une o rompe a la izquierda la aparición de ese nuevo grupo electoral. 

Tengan claro que repetir las elecciones cuando había oportunidad de formar un gobierno progresista, es un inmenso fracaso del que en justicia, tenían que dar cuenta sus principales responsables pues, entre otras cosas, da alas a los mensajes populistas y neofascistas. Ahí están esas voces que piden volver a épocas anteriores y que insisten en recortar derechos adquiridos con mucho esfuerzo. 

De ahí el escaso optimismo entre la ciudadanía que se encuentra con un PSOE (socialdemócratas y centro izquierda son ahora sus señas de identidad) buscando el abrazo con Ciudadanos, cada vez más escorado a la derecha, ahí está el trío que se completa con Vox y PP. Estos, como cada poco, prometen rebajar su ardor guerrero, esconder algunos de los principios que marcaron su camino y recrear la vieja confederación de derechas de infausto recuerdo. Queda Podemos a la izquierda, al menos este es su DNI y aparece en su programa desde aquel 25-M que tanta ilusión repartió en plazas y pueblos al grito de “sí se puede”. Se ha perdido una legislatura (mecachis, la 13 número fatal) que nacía, eso creíamos ilusos de nosotros, para hacer reformas sociales en asuntos que siguen pendientes y que los nubarrones que nos anuncian desde Europa, tendrán una peor solución. 

Un tiempo perdido entre la parálisis política y el “corsé” que suponen unos presupuestos heredados de la derecha, la misma, que eligió los recortes como forma de gobierno creando mayores desigualdades y, en general, empobreciendo el país y sus nacionales.

Ahora el problema es a quién entregamos la llave. En la SER –los humoristas de Mundo To day– pedían que Amancio Ortega done un gobierno a los españoles. Y, los mismos, aseguran que Pedro Duque ha descubierto vía telescopio una formación de gobierno de España a veinte mil años luz y en su estela la coleta de Iglesias. Dejemos los enfados y ¡echemos unas risas! 

Enfadados y decepcionados