Malos augurios para el francés Manuel Valls

|


SI Pedro “La sonrisa” Sánchez está encantado de haberse conocido, Matteo Renzi aún lo está más; si ambos se presentasen al concurso del político más engreído, ganaría por goleada el ya exprimer ministro italiano. Los dos y el francés Manuel Valls estaban considerados las grandes esperanzas de la socialdemocracia europea, pero, visto lo que ha ocurrido con Sánchez y Renzi, o Valls se monta una buena cohabitación con Fillon o acabará despeñándose antes de lo previsto. De todas formas, a su favor juega que no es tan fanfarrón como sus coleguitas.

Malos augurios para el francés Manuel Valls