Un poleiro con gracia

|

LA diáspora va con el que gana, al menos eso aseguran los politólogos enxebres, pues en las autonómicas sus votos son para el PP y en las municipales se dividen en cada concello según sea la adscripción del alcalde que gobernó en los años precedentes. En Cataluña –a ver si los catalanes no son tan diferentes como proclaman algunos– ocurre más o menos lo mismo, pues los emigrantes –del otro lado del Ebro se les llama residentes en el exterior– le han dado un escaño más a los populares, escaño que pierde Inés Arrimadas, musa del sector pijo de Ciudadanos, es decir, de todo el partido. Los peperos cuentan, por lo tanto, con cuatro representantes, los mismos que la CUP, con la que formará el grupo mixto en el Parlament. ¡Qué divertido va a estar el poleiro! Palabras amables y sonrisas habrá pocas, pero zancadillas y malas caras... más que en un Madrid-Barça. Aunque quién sabe, a lo mejor un guiño a tiempo, un gesto cariñoso, un roce inesperado... y de ahí sale una pareja para toda la vida.

Un poleiro con gracia