A propósito

|

i gozara del humor y la gracia de Antón de Santiago estas líneas se anunciarían como “apropósitos”, pues lo que está sucediendo es una carnavalada. Empezamos. A propósito de la corrupción un nuevo golpe en la charca del PP. Esperanza Aguirre imputada y, con ella y otras docenas, su sucesora. Ya están todos los presidentes madrileños en la cola que lleva al trullo. 
Y Aguirre, según la documentación de la policía y confirma el juez, era la capitana general de esa banda que tiene a cuarenta imputados, investigados, acusados, por las pruebas policiales. Cuarenta como la banda de Alibabá. Recuerden, queridos lectores, que el caso de Madrid, tiene una larga historia y a los últimos presidentes de la comunidad bajo la mirada de la justicia, investigando una fundación que era un fraude; recopilando datos sobre los contratos inflados para pagar deudas del PP y a los recaudadores de la famosa caja B del PP, engordado con el 1% de comisión por cada contrato público. Una trama con 71 implicados tras cuatro años de investigación.  
A propósito: el Banco de España ha pedido una sanción económica de cien mil euros pues el chiringuito, tanta veces aludido, incumplió varios requerimientos en 2012, después de estudiar más de cien avales.
El PP (una auténtica cloaca) llegó al poder con el apoyo de Ciudadanos, ese partido que venía a regenerar la política en España y se convirtió en el aliado imprescindible. Y a todo esto el señor Feijóo, obligado a poner la mano al fuego por las imputadas, repetirá sin duda la vieja treta de poner distancia con el partido, algo que ya hizo en otras campañas, como si cerrar los ojos sirviera como lenitivo. Es muy curioso que “o noso presidente” ya se presentó, en su primer reto ante las urnas, escondiendo todo recuerdo a la gaviota.
Lo que pasa es que le persigue la hemeroteca y a propósito de la deuda del pueblo de  veraneo de Fraga (cuenta “El País”) se nos recuerda que la operación urbanística  estuvo impulsada cuando el vicepresidente de la Xunta, y delfín de Manuel Fraga, gestionaba el urbanismo gallego y prometía una normativa para liberar más suelo edificable en nombre “del progreso. 
.A propósito: nuestro concello, después de unos meses  que sólo les dio tiempo de arreglar lo de los sueldos, ya tiene un plan: la limpieza y  el presupuesto, contando con un superávit de once millones, herencia que le dejó el anterior gobierno. A propósito ¿aquí no pasa nada?    

A propósito