El “sí, bwana” es la nueva clave de la democracia interna de Ciudadanos

|


ALBERT Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez, es un tipo dado al abrazo. Al margen de los que dé en casa –esos son otro tipo de abrazos–, de camino a la sede de Ciudadanos reparte un feixe deles; al portero de su vivienda, al quiosquero, al camarero del bar donde desayuna, al guardia que regula el tráfico dos calles más abajo, incluso un día le dio uno a un okupa patrocinado por Colau, pero, en cambio, él recibe pocos, porque ha decidido expulsar a los militantes que creen corrientes de opinión que no le molen. Aun así, asegura que C’s es el partido más democrático de Europa. De Cuba sí, de Europa...

El “sí, bwana” es la nueva clave de la democracia interna de Ciudadanos