Galicia como anécdota

|

ANA Pontón, el rostro humano del Beneguai, corrió demasiado; tiene tipo de runner, es verdad, pero no es fácil imaginársela echando unas carreritas por Santiago adelante ni pola mañanciña ni polo solpor. El caso es que el martes estaba muy alporizada porque Galicia no había aparecido por el Congreso en la moción de censura. No mentía, pero tampoco decía la verdad del todo, puesto que Rajoy había inundado el hemiciclo de retranca y Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias la había nombrado una vez. En cambio, para ayer se anunciaba festa rachada, pues le correspondía tocar el pandeiro a Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos. Pero debió de olvidar el pandeiro en casa, porque las referencias que hizo ao país durante su homilía fueron bien escasas. Es lo que tiene pertenecer a En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, hay que estar a las órdenes de Podemos, que se preocupa por Madrid, pero por Galicia...

Galicia como anécdota