Jornada de reflexión

|

eo, reflexionemos. Tenemos millones de razones para pedir a la Fiscalía del Tribunal Supremo que siga la estela de la justicia suiza y en defensa de la legalidad juzgue el escandaloso caso del emérito y su/sus amigas (ahora dicen que hubo tela gansa para dos) en el caso de las comisiones. Y queremos saber quiénes están a favor del principio de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. Nuestro compañero de páginas, Antonio Casado, que no se debe perder la perspectiva de que salvar el Reino es más importante que salvar al Rey (sic). Jaime Peñafiel, en la Tres de TV. Añadió varias aventuras de Juan Carlos I que no son actas para menores. 
Otra reflexión necesaria, y que está en la calle, es el papel de los medios de comunicación llamados pomposamente “el cuarto poder”. Sin que esto sea un demérito se trata de empresas, negocios, con sus fobias y filias que tienen todo el derecho de posicionarse con  la derecha o  la izquierda. Los periodistas no somos inviolables ni “incriticables”. Lo que si debe repudiares el falsear los hechos no criticarlos. Y que hay quien hace eso es público y notorio. Y han sido denunciados, juzgados y condenados a indemnizar a sus víctimas. Menos titulares, menos demagogia.  Lo raro es el silencio de las organizaciones que tienen que cuidar el código deontológico y lo ridículo son los gritos de algunos grupos políticos.
 Reflexionemos la razón por la que nuestras autoridades  autonómicas decretaron el  confinamiento de los vecinos de “a mariña luguesa” según  el calendario electoral. Pero sobre todo hoy  tenemos que repasar lo que se hizo y lo que se dejó por hacer para repartir premios y castigos. Y también, naturalmente, pensar a quien elegimos para  encarar el futuro más inmediato, partiendo de la realidad que nos rodea. Les cuento: la ONU suspende a España por sus políticas contra la pobreza. El informe incide en problemas como la precariedad laboral de los jóvenes, la escasez de viviendas sociales y unos impuestos insuficientes. Ya escucharon las opiniones de los diferentes candidatos y, más importante,  sus recetas sobre impuestos, derechos sociales, cambio climático, etc. 
Merecen una reflexión especial las imágenes que nos llegan cada día de gentes que incumplen las normas básicas para transitar por este maldito tiempo donde el virus sigue cobrándose víctimas. Inés Rey,  ya era hora, avisa que si no se cumplen las normas empezarán las sanciones. Y es que este código “de circulación” para los ciudadanos es de obligado cumplimiento.    

Jornada de reflexión