La necesaria reestructuración en las concejalías mareantes

|


MARTiÑO “2.0” Noriega prometió que después de año y medio de gobierno habría juego revuelto en la Marea del Sar y cambiaría a los concejales de despacho. Promesa que, por supuesto, no cumplió. Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, nunca anunció unos cambios similares, pero debería ir preparándolos, y con rapidez. Xiao Varela, el responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–, se merece el ascenso a vicealcalde, para que si un día falta el Príncipe de las Mareas –Dios no lo quiera– él asuma todo el poder. Su asombrosa capacidad para no dar ni una y tergiversar la realidad, bien merece que sea el depositario del bastón de mando. Su última demostración fue antológica: culpó a Carlos Negreira del fracaso en la petición de los fondos Eidus, ya que el Gobierno local se limitó a presentar un documento casi cerrado que se encontró al asumir el poder. ¿Se merece o no el ascenso? Si tuviese nacionalidad estadounidense, Trump ya debería estar temblando.

La necesaria reestructuración en las concejalías mareantes