Increíble Luis Mariñas

|

Sin entrar ni salir en ese contencioso gratuito que han establecido los taurófilos contra los antitaurinos y viceversa, quiero rendir un homenaje a la persona de Luis Mariñas Novás, presidente de honor de la Peña Taurina de La Coruña, ejemplo Luis, de coruñesismo, constancia y amor al mundo del toro. Luis, una vez más, ha protagonizado el LXV aniversario de la creación de la peña, pues gracias a él y a su batallar en pro de la entidad el mundo de los toros sigue respirando en La Coruña, si bien con múltiples dificultades.
Hace unos cuantas lunas fue inaugurado el nuevo local social, tras desaparecer el primitivo de la calle de San Andrés, en cuyo bajo estaba el popular vainiquero, y ceder también el posterior, situado en otro edificio de la misma calle. Ahora, Luis se lamenta de que el actual acaso sea el último local de la peña. Pero el aniversario ha sido festejado por todo lo alto y gracias a Luis. Así, hubo una conferencia a cargo del torero Juan Mora, que brilló en su perorata tanto como lo ha hecho en los cosos, acto que fue coronado con una cena que presidió Mora en el Sporting Club Casino y antes tuvo lugar una conferencia-coloquio, cuyo argumento fue “Juan Mora: Pura pureza”.
Por su parte, Luis Mariñas –durante 38 años como presidente de la peña– hizo un breve repaso a los 67 años de existencia de la misma. Por su parte, el sacerdote salesiano Félix Domínguez bendijo el nuevo local social. Es cierta la frase de Santiago Martín “El Viti”: “El toreo es un milagro porque el toro es un misterio”.
Deseo finalizar este artículo recordando que Luis Mariñas es un coruñés de pura cepa nacido en 1930 y que ingresó en la peña en 1946, en aquellos tiempos en que un grupo de aficionados se reunía en el café Licor de la calle de la Mantelería. Mariñas, que fue socio fundador, desempeñó diferentes cargos: directivo, vocal, bibliotecario, secretario, relaciones públicas y presidente durante 38 años. Pocos coruñeses tan fieles como él a su ciudad, a su vocación y a la amistad, que ejerció y sigue ejerciendo. Que viva muchos años.

Increíble Luis Mariñas