Por un trabajo decente

|

por sexto año consecutivo una pserie de entidades que trabajan en el campo de lo social, en ese campo en el que viven los más necesitados y que han demostrado ese gran abrazo de la ayuda en los momentos del confinamiento y de la pandemia, han unido sus voces para reivindicar lo más alto posible “el sentido creador del trabajo” ,y luchar para la erradicación de “la lacra de la precariedad laboral que caracteriza el actual sistema de relaciones labores y que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias”.
Sobre la denuncia permanente se incide en la situación del trabajo decente en España y las principales reivindicaciones en torno a situaciones como la calidad del empleo, los niveles de desempleo, la pobreza laboral existente, las redes de protección social, los salarios, la seguridad y la salud laboral, son, entre otras, una preocupación y una prioridad
Este año del gran confinamiento provocado por la pandemia de la COVID-19, las entidades han incorporado una realidad muchas veces silenciada como es el trabajo escasamente valorado de trabajadores que pese a sus condiciones laborales débiles y precarias son esenciales para el cuidado de la vida.Además incorporan una serie de reclamaciones para dar respuesta a esta crisis socioeconómica.
El día 7 de octubre celebraremos la Jornada Mundial por el Trabajo Decente para hacer visible la precariedad que sufre el mundo del trabajo, aumentada por la situación de emergencia sanitaria. La pandemia ha dejado mucho más al descubierto las debilidades estructurales del Estado de bienestar en España y la necesidad del trabajo decente para el desarrollo de una sociedad fraterna. Una iniciativa que debemos tener permanente en nuestros deseos y no solo un día al año. La precariedad laboral, por desgracia, seguirá acorralando, cerrando y dejando muy maltrechas muchas familias españolas.

Por un trabajo decente