Una contestación preñada de vergüenza torera

|

JOSÉ María Aznar, que ahora se ha metido a lobista, con “b”, no con “v”, o sea, no será un depredador de mujeres, sino un depredador de voluntades, no para de dar darle la lata al partido del que era presidente de honor, es decir, el PP, al que condujo al deshonor absoluto, pues durante su imperio fue cuando la corrupción se desbocó. Tiene a Rajoy metido entre ceja y ceja y cada dos días trata de amolarlo un poco más. Acaba de hacerlo, cómo no, a través de la Fundación FAES, un juguete con el que se divierte tanto como un niño con la Play Station. Acaba de restregarle por la cara con saña el fracaso en Cataluña y el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, le ha respondido con que es muy fácil ver los toros desde la barrera. Tiene toda la razón y además no es fácil imaginarse a Aznar vestido con traje de luces; quizá de monosabio...

Una contestación preñada de vergüenza torera