A propósito de Antón

|

Antón de Santiago tiene ya en la calle su primera publicación novelística, que viene a unirse a un interesante trabajo sobre Ofelia Neto, una gallega en el olimpo del bel canto; el drama marinero “Furtivos” y otros dos libros sobre técnicas del canto lírico.
Seguramente la mayoría de los ciudadanos relacionan a nuestro paisano como el autor de los archifamosos “apropositos” del Carnaval coruñés, que llegaron a su edición vigesimosexta hasta que fue “guillotinada” por el actual poder municipal.
Ahora Antón nos ofrece una divertida historia que tiene por protagonista a un rapaz, chico para todo en la catedral de Santiago, y un periodista, alrededor del Código Calixtino, desaparecido en curiosas circunstancias.
El libro “Custodio ou a fe do carboeiro” se presentó a primeros de mes en Santiago y en mayo se hará su presentación en A Coruña pero ya puede leerse y, somos muchos, pasar entre carcajadas unas horas deliciosas, que resumen y dan fe de la frase “leer es un placer”.
El autor mezcla en esta novela tres temas tan queridos por él como la música, el periodismo y el humor. De su cariño a la música da fe su biografía de profesor, cantante, compositor –actualmente es el responsable de la Cátedra de Canto en nuestro Conservatorio Superior–, de su pluma los cientos de artículos como crítico y estudioso y del humor, pues, otra vez, podemos hablar de los “apropósitos”
“Custodio ou a fe do carboeiro” es una entrañable historia, “paveira e entrañable” vivida por Custodio –que hace pequeños trabajos y recados desde una fe de carbonero– y su amigo Lois, xornalista para todo lo divino y humano. Y es, además, un cuadro, una foto, del marco que rodea a la ciudad compostelana, a su paisaje y paisanaje.
El libro –ciento cincuenta y siete páginas que se leen de corrido entre risas y sonrisas– ya puede encargarse en las libreias y, aviso conciudadanos, en el quiosco de La Marina, donde, si hay suerte y a cien metros, puede el lector “atoparse” con el autor en la cafetería Sheraton y gozar de la compañía y la sapiencia y humor de Antón, una experiencia que, quien esto escribe, repite siempre que puede.
Y… punto y aparte.
Les dejo durante unos días, espero que lo aprovechen leyendo la historieta de Custodio, pero les espero para principios del mes de mayo en este mismo lugar del periódico.
No me olviden.

A propósito de Antón