La luz en enero

|

Circula por ahí el dicho deliciosamente irónico “Si te han explicado los conceptos del recibo de la luz y lo has entendido, es que te lo han explicado mal”. Confieso que formo parte del grupo de ciudadanos incapaz de entender ese recibo porque, como dice el humorista satírico El Roto, “en el negocio de la luz, todo es oscuridad”. 

Sabemos, eso sí, que en invierno nunca falla la escalada del precio de la electricidad  “causada por factores del mercado que han coincidido en el tiempo”. Es lo que dice ahora la ministra de Hacienda y seguramente se refiere al coste de producción encarecido por el precio del gas, al parón de las renovables, a los peajes de acceso, a la tarifa regulada, a los impuestos y a otros factores. Un lío. Por cierto, esta ministra culpó a la UE de impedir bajar el IVA del recibo de la luz y volvió a mentir, Europa no impide eso.  

Sabemos también que los discursos de los políticos son intercambiables. Cuando están en la oposición acusan al gobierno de incompetencia y cuando gobiernan explican la subida de la tarifa eléctrica con los mismos argumentos de sus predecesores. 

La hemeroteca es cruel. En marzo de 2013 y en enero de 2017, ante una subida más moderada, la oposición elevó el tono contra el gobierno con calificativos de “indecente y cómplice” al servicio de las eléctricas “que se enriquecen con la ola de frio mientras miles de familias no pueden mantener las casas a temperatura adecuada…”. 

Aquellos políticos que criticaban a Rajoy con tanta dureza gobiernan ahora y las ministras Ribera y M. J. Montero se amparan en discursos similares a los de José M. Soria y Álvaro Nadal, ministros de aquel gobierno de la derecha: ”Consumo elevado por la ola de frio, subida coyuntural de impacto limitado, solo subirá unos cuantos euros, el precio se moderará pronto…”. 

Nada nuevo, frio invernal y calentamiento político para zurrar al gobierno o defenderse de la oposición. Decía un veterano concejal que “na oposición, o falar non ten cancelas”, pero la trifulca política no ayuda a reformar del mercado eléctrico y seguiremos pagando una de las facturas de luz más caras de Europa. Podemos aprovecha el momento para “atacar al Gobierno desde el Gobierno”, pero la propuesta de nacionalizar Endesa es descabellada, entre otras razones porque su valor en bolsa es de 24.000 millones de euros. 

Hay dudas de que el Gobierno de progreso, que venía para proteger a la gente, sea capaz de enfrentarse a este viejo problema dentro del marco regulatorio europeo, como exigían a gobiernos anteriores. Si no lo hacen, también estarán “sirviendo a la codicia de las eléctricas” y defraudando a los ciudadanos por incumplir una de sus promesas más ilusionantes. 

La luz en enero