CUESTIÓN DE RADARES

|

El Ayuntamiento parece decidido a evitar que un día sí y otro también la avenida de Alfonso Molina termine colapsada por cualquier motivo. La lluvia, un pequeño choque y hasta un concierto, todo termina por atrapar a miles de conductores en la que pasa por ser la principal arteria de la ciudad. Para evitar que esto siga siendo así se cambiarán las incorporaciones y salidas de la vía y hasta se moverá la glorieta de Matogrande. Sin embargo, no parece que instalar un radar más sirva para ese cometido. Son muchos los que creen que el efecto será el contrario.

 

CUESTIÓN DE RADARES