Los franceses, a experimentar

|

Igual es por aquello de que París es la ciudad del amor y por extensión los franceses los que más se entregan a las artes amatorias, la venta de juguetes eróticos en el país se ha disparado. Dicen los dueños de los sex shops que en los días previos a la cuarentena pasaron por los establecimientos un montón de nuevos clientes, sobre todo jóvenes, con ganas de aprovechar los días en casa para experimentar. Y en el caso de las parejas, los artículos que, sin duda, más triunfaban entre la clientela son los que se controlan a distancia. Será por lo de evitar el contacto físico...

Los franceses, a experimentar