La clase práctica de Gelo

|

ÁNGEL García Seoane, Gelo, músico en su juventud –fue batería de Los Trovadores–, se pasó a la política en la madurez y en ella sigue. Líder incombustible de Alternativa dos Veciños –una especie de Podemos con aroma de la ría– lleva ya un feixe de años como alcalde del próspero municipio de Oleiros, un trabajo agotador del que no podrá descansar como quisiera estas navidades, ya que tendrá que ir a Lugo para dar una clase en la Diputación. Allí deberá explicar a los bloqueiros que su propuesta de transformar en un museo la casa de la familia Castro en Láncara supone un ataque a la memoria de Fidel, que en el lecho de muerte dijo que de culto a la personalidad, nada de nada. Solo faltaba que, si él no pudo dedicarle un parque, llegue ahora el Beneguai y rebautice la vivienda como Villa Comandante. ¡Pero qué vaina es esa, gallego!

 

La clase práctica de Gelo