La buena sombra

|

SI la alcaldesa de Mondoñedo, la pepera Elena Candia, pasó a la historia con el alcume de La Efímera por su cortísima permanencia en la presidencia de la Diputación de Lugo, ya que fue investida el 24 de junio de 2015 y desalojada del despacho el 8 de octubre –¡qué poco aprendió de Cacharro Pardo, virrey perpetuo de la provincia!– va a haber que consultar con Freixanes y con Villanueva para que encuentren un adjetivo que se ajuste a la tan brevísima permanencia de Uxío López Martul como precandidato a secretario general de Podemos en A Coruña. Fue visto y no visto. Tone Gómez-Reino, vicario de Pablo Iglesias na terra, había ungido al doctor José García Buitrón y el exgerente del Juan Canalejo (en aquella época el Chuac aún conservaba su antiguo nombre) ya es el virrey de los círculos concéntricos herculinos. Socialista de toda la vida, reclutado por Losada como arma secreta para derrotar a Negreira –esas fueron las primeras elecciones que ganó el popular– reniega del PSOE y está cómodo en el populismo. Arrimarse a Tone es como emparentar con el primo de Zumosol.

La buena sombra