5-5-5, el balance del Depor

El Deportivo debe levantar el vuelo en las últimas jornadas de la primera fase de la temporada | pedro puig
|

El Deportivo está obligado a acabar la primera fase con un balance de 8-5-5 si quiere tener alguna opción remota de optar al ascenso en la segunda etapa de la temporada o, cuando menos, para afrontar de manera más holgada la batalla para quedarse en la categoría de bronce el próximo curso, algo que conseguirán los tres primeros clasificados del subgrupo A del grupo I y a lo que también optarán del cuarto al sexto.


Para eso le quedan tres jornadas por delante, un tramo del calendario en el que prefieren ir partido a partido. El próximo será clave para evitar un descenso seguro y la posibilidad de sufrir otro más (esto les pasará a los que finalicen esta etapa entre el séptimo y el décimo puesto).


Los deportivistas han estado mejor en casa que a domicilio hasta la fecha aunque sus números sean más bien pobres, muy por debajo de las expectativas que tenían cuando comenzaron el curso.


Goles

Ocho encuentros sin encajar goles y otros tantos sin ser capaz de perforar la portería rival esta temporada

Marcar y dejar la portería a cero es lo ideal, pero el Deportivo ha estado lejos de conseguir el equilibrio. Sí hay un dato equilibrado, el de partidos sin recibir goles y encuentros sin ser capaz de perforar la portería rival. Ocho para cada lado.


Los blanquiazules dejaron la puerta a cero en cinco de los nueve partidos con Fernando Vázquez y en tres de los seis con Rubén de la Barrera. Con el de Castrofeito, Carlos Abad, que disputó todos los encuentros de esa etapa, no encajó goles en las citas con el Compostela, Unionistas Coruxo, Guijuelo y Racing. Con el coruñés, el equipo acabó sin goles en contra ante el Salamanca, el Unionistas y el Guijuelo.


Se quedó sin marcar en tres partidos con Vázquez, ante el Compostela, Guijuelo y Zamora; y en cinco con De la Barrera:. Salamanca, Compostela, Unionistas, Coruxo y Racing. 


En el Estadio Abanca-Riazor, donde la próxima semana recibirán al Pontevedra (en la actual no hay partidos en el subgrupo), el Deportivo cosechó cuatro triunfos y un empate y sufrió dos derrotas. Le ganaron el filial del Celta de Vigo, un traspié muy doloroso y que cambió el transcurso de la temporada (hasta entonces estaba invicto tanto de local como de visitante), y el Compostela.


En esos siete partidos en la bombonera blanquiazul, el Deportivo sumó trece puntos de los veinte que lleva.

Fuera de casa, sus guarismos son aun más modestos. El Deportivo ganó un solo partido, el que le enfrentó al Unionistas de Salamanca en el Reina Sofía de la capital charra. No volvió a sumar de tres puntos esta temporada como visitante. Además de esa victoria, logró cuatro empates y encajó tres derrotas.


Su media de puntos por partido en lo que va de temporada es de 1,33. En los últimos ocho encuentros, el promedio de puntos por encuentro se quedó en 0,63 y en ese mismo lapso, la media de goles marcados pasó de 0,53 a 0,25 (una reducción por encima del 50 por cien) y la de goles encajados subió de 0,67 a 1, lo que representa casi el 50 por cien más. En todos los partidos, hubo dos o menos goles excepto en la primera jornada, ante el Salamanca (2-1) y frente al Celta B (1-2) en Riazor.


Rubén de la Barrera

Se hizo cargo del equipo tras la destitución de Fernando Vázquez a principios de enero. Desde entonces, en seis encuentros lleva una victoria, dos empates y tres derrotas, cinco puntos de dieciocho posibles. El equipo solo ha ganado uno de los últimos nueve encuentros de la temporada 


Con Fernando Vázquez, el deportivo había conseguido cuatro victorias, tres empates y sufrido dos derrotas. Con Rubén de la Barrera, lleva un triunfo, tres derrotas y dos empates. Lejos de mejorar las prestaciones, el equipo ha empeorado y agravado su situación en la tercera categoría del fútbol nacional, que la próxima temporada pasará a denominarse Primera Federación.  

5-5-5, el balance del Depor