“Esperminator” es un incomprendido

|

Se llama Ari Nagel, tiene 43 años, es profesor de Matemáticas en Nueva York y le alcuman “Esperminator”. El mote ya indica por dónde van los tiros. Y sí, efectivamente, es un banco de semen con patas. Es padre de 35 niños y tiene otros trece en camino. Empezó su carrera hace diez años –“por echar una mano a una chcia”, explica– y desde entonces no ha parado. No cobra por sus donaciones y se ajusta a las necesidades de las peticionarias: les hace llegar el semen de manera estéril o queda con ellas. Nagel es judío, el Ministerio Israelí de Sanidad no comparte sus criterios y él se siente un incomprendido. Pues que pida que le donen comprensión.

“Esperminator” es un incomprendido