Jurowsky y la OSG

|

El concierto del viernes no fue uno más de temporada de la OSG. La magnífica guía conductora del maestro Michail Jurowski, en tres obras de estilos totalmente diferentes, hicieron disfrutar al auditorio, dada su profesionalidad y oficio en la batuta. Obertura “The School of Scandal” de Barber, “Concierto para violoncelo y orquesta” de Lutoslawski y  “Sinfonía nº 4 Re m op 120” de Schumann fueron suficientes para mostrar al detalle los gestos y maneras de este músico.
En la Obertura hubo momentos de indudable categoría musical, como los primeros compases de primeros violines, ajustados aquí, sin estridencias, o el oboe dictando un maravilloso tema retomado posteriormente por el conjunto de la cuerda y endulzado por el timbre dulce y obscuro del corno. Es lógico que esta obra encumbrara a Barber pues, además de guardar interés compositivo, su escucha se hace distendida. Lo contrario que la obra de Lutoslawski –no apta para cardíacos–, interpretada por Johannes Moser. Este concierto ganó interés gracias a la inefable versión de Moser.
La larga introducción a solo fue suficiente para que el cellista enseñara su arte, con una gran altura interpretativa y una amplia gama de recursos técnicos al servicio de un más que conseguido objetivo emocional.
Con permiso del concertino, una versión purista evolutiva de la Zarabanda BWV1007 de Bach. Control del vibrato, repeticiones variadas en ornamentación y respeto a su particular visión del estilo de Bach, fueron sus  virtudes más destacadas. Sabido es que cuanto más se avanza en el estudio de la interpretación barroca, más difícil resulta su aceptación a los oídos postrománticos. La altísima categoría artística de Moser le hace estar entre los grandes cellistas del momento.  
Un Schumann tardío en la segunda parte: obra de madurez, lo que en el caso de este compositor no es, necesariamente, sinónimo de perfección. Muy bien Andante y Romanza, y un poco más impreciso el Scherzo –compases 8 al 14– en los saltos hacia la caja de primeros violines, que aun pareciendo sencillos a primera vista, guardan dificultad en su aproximación: el estudio detallado puede ser aliado certero.

Jurowsky y la OSG