UN DATO PREOCUPANTE

|

Los casos de indigentes que tienen como refugio nocturno edificios en obras han aumentado en A Coruña hasta el punto de que los servicios sociales municipales ya han contabilizado a 18 personas en esa situación. Es, por lo tanto, imprescindible tomar cuanto antes las medidas oportunas para facilitar a esos indigentes un techo bajo el que puedan guarecerse. Los más básicos principios de la justicia social obligan a facilitar protección a todos aquellos cuyos recursos económicos no son suficientes ni siquiera para costearse un lugar cerrado para dormir.

UN DATO PREOCUPANTE