Decisiones políticas y no sanitarias

|

Es evidente que la decisión de no adelantar la hora del toque de queda ha sido más política que sanitaria. Tal vez tanto como eso de venderle a Andorra vacunas contra el covid a pesar de que las que hay aquí no llegan (y seguro que no tiene nada que ver con el alto número de votantes en las elecciones catalanas que vive en el principado). Pero, lo que no parece que tenga mucho sentido es que el Gobierno proponga ahora el cierre total del comercio, como ya sucede con la hostelería en algunos puntos del país. La cuestión es que esa decisión la tomarían las comunidades y, así, el ministro/candidato Illa seguiría con su expediente impoluto para presentarse a esas elecciones que, al parecer, va a ganar de calle.

Decisiones políticas y no sanitarias