::: SABADO ::::

|

El tiempo no corre en A Coruña

EL cargante Valdano afirmaba que cuando Butragueño entraba en el área, el tiempo se detenía, pues hacía maravillas con una parsimonia nunca antes vista. La misma idea, pero expresada con acento andaluz, es la que representa lo que los aficionados a los toros –perdón, Galicia, Mellor sen Touradas– denominan “los silencios de la Maestranza”, que se escuchan cuando un matador borda su faena y da la impresión de que el reloj no corre. Los futuro biógrafos de Xulio Ferreiro –siempre ha habido tipos raros dispuestos a escribir libros de los que no se venda ni un ejemplar– podrán decir que el Varoufakis de A Gaiteira tenía la misma capacidad que Butragueño y las figuras del toreo para detener el tiempo. Para él no hay husos horarios, no se rige ni por la hora peninsular ni por la de Canarias, el tiempo no corre; él va a su ritmo sin importarle lo más mínimo las consecuencias de su cachazudo comportamiento, que pueden llevar a situaciones tan graves como que Estrella Galicia se vaya de A Coruña. Ponerle pila al reloj de vez en cuando no es malo, ¡eh!

Todavía en la casilla de salida, pero con la cuenta atrás 
en marcha

¡QUÉ lejos queda el 20-D y qué poco se ha avanzado! Mejor dicho, no se ha avanzado nada; solo ha habido un espectáculo de primera, el previo a la bofetada que recibió Pedro “La sonrisa” Sánchez el miércoles pasado. El de ayer fue flojo; algún numerito protagonizado por los catalanes, propio de las funciones que se representan en el Liceo, pero nada que ver con lo del primer día, mucho más cañí. El problema es que una y otra sesión han provocado unas lesiones que no repara ni un compoñedor; se han escuchado palabras demasiado gruesas y se han visto gestos de dudoso gusto. Ahora bien, sabiendo que los protagonistas son políticos, tampoco sería raro que en dos días todo esté olvidado y vuelvan las sonrisas y las carantoñas cariñosas: al tiempo, porque aquí el que más y al que menos tiene un miedo cerval a nuevas elecciones. 

Andrea Levy llega en misión de paz a Lugo

LA nueva musa de los peperos, Andrea Levy, llegará mañana a Lugo cubriéndose la cabeza con un casco azul. A ella le ha encomendado Rajoy que ponga paz en el congreso del que saldrá la nueva presidenta del PP lucense, al que Elena “La efímera” Candia y Raquel Arias llegan con el revólver amartillado. Menudo contraste con la convención de Ourense, donde el único candidato, el macho alfa del partido en la provincia, Manuel Baltar, será aclamado por los mil compromisarios. ¿Qué hubiese ocurrido si Rajoy hubiera enviado allí a Andrea Levy? 

Otro que deja Podemos

EL Beneguai no es el único partido en el que merma la lista de afiliados a una velocidad de vértigo. En Podemos ocurre más o menos lo mismo, pues unos se van y a otros los echan. El último que ha cogido el portante es el exfiscal Jiménez Villarejo, que se va a casa indignado por la negativa de Pablo “Viva la Gente” Iglesias a apoyar al PSOE en la investidura. Ya es mala suerte que la única neurona sana que había en el partido pida la baja.

Los peatones más enteros, pero más pobres del mundo

LOS ourensanos sufren menos fracturas de huesos y menos lesiones graves, desde hace unos días, pero, en cambio, sus carteras están más vacías y todo por obra y gracia de la Policía Local, que ha decidido frenar la sangría de atropellos que se registraba en la ciudad friendo a multas a los peatones por desviarse un milímetro de los pasos de cebra. El conselleiro de Sanidade está feliz, ya que las listas de espera van a descender a velocidad de vértigo, pues no habrá que suspender operaciones para atender casos imprevistos. Los traumatólogos y los internistas están que trinan, ya que temen que vayan a perder la forma. Hay quien piensa que convendría convocar una manifestación contra la pobreza que genera la seguridad vial.

Llega el marketing aromático, la 
nueva estrategia para captar clientes

HAY a quienes se les conoce por la nariz –por ejemplo, Pinocho–; hay quienes curan por la nariz –los expertos en aromaterapia–; hay quienes se pierden por la nariz–mejor no dar nombres–, y cada vez hay más gente que compra por la nariz. No se trata de personas con una habilidad especial para marcar el pin de la tarjeta de crédito con la punta de la napia, sino de que el olor corporativo es los último en marketing para captar clientes. ¿Qué aroma elegirá una cadena de restaurantes? ¿Eau de Fritanga? ¿Y la empresa concesionaria del servicio de recogida de basura? ¿Cheiro a Bens?

Dimito, pero un poco, por si acaso

LOS integrantes del PSOE ferrolano no ganan para disgustos tanto en lo municipal como en sus asuntos internos. El futuro relevo de la jefa hace navegar por aguas turbulentas a la ejecutiva local, que ve cómo la sangría de renuncias es sustituida por afines a Beatriz Sestayo, quien pone su cargo a disposición del partido, pero un poco, no mucho, por si acaso se lo toman en serio, tanto como su plan sociocomunitario de Recimil, que no gusta a los comuneros quienes en breve plazo realizarán una enmienda y presentarán sus propuestas. Tanto supuesto trabajo realizado por la concejala se va a quedar en nada, como la agrupación que dirige, que no sabe por quién apostar, ni en Galicia ni en Madrid. Esto de los caballos ganadores...

La receta de Víctor para la crisis es el flower power 

VÍCTOR se sincera: “Estamos en uno de los momentos más difíciles”. ¿Para darse cuenta hace falta el carné de entrenador? No; cualquier seguidor del Deportivo lo sabe y está preocupado. El técnico, no; al menos, puertas afuera: “Siempre hemos sido optimistas, queremos transmitir positividad, buenas vibraciones...”. No suena la música de los Beach Boys, pero falta poco. Flower power en estado puro. Sin embargo, dejar que el amor fluya libremente no parece que conceda el poder suficiente para cambiar la situación. Es necesaria más contundencia, más arremagarse, como hacía él cada vez que se enfrentaba al Madrid. 

::: SABADO ::::