¿Preocupación en el PSOE?

|

Con motivo de la imputación de Podemos, los barones socialistas le piden a Sánchez que haga una urgente remodelación de su gobierno, teniendo en cuenta la grave crisis sanitaria, la débil situación económica y la precariedad del empleo, así como la crisis institucional, que en su conjunto es la mayor preocupación, muchos miembros del partido se muestran nerviosos por la respuesta altiva de Iglesias de poner en duda el modelo constitucional y monárquico. Una situación económica al borde de la bancarrota, el total descontrol del estado sanitario causado por el Covid-19 y un muy largo cúmulo de problemas a los que hay que dar solución y el tiempo apremia, por cuyo motivo los parlamentarios del grupo socialista le dicen a Sánchez que cambie el rumbo de la nave.

También una buena parte de los representantes socialistas ponen en duda los datos de Tezanes sobre el futuro del partido, según otras fuentes de calificación, auguran un serio desgaste del ejecutivo al frente de toda la problemática que sacude España. No es solo la pandemia, que nos ahoga, son los múltiples frentes abiertos desde el gobierno con una situación económica muy preocupante y que puede dar al traste con el sistema social español, hasta el punto de llegar a no poder cumplir ningún objetivo, por muy leve que este se haya propuesto.

Por otro lado, los empresarios de las regiones turísticas se muestran muy preocupados por el lastre turístico dejado al paso de la pandemia y agravándolo con sus rebrotes. El clamor en las filas socialistas va tomando forma convencidos de que Podemos es un grave lastre para el partido, que lejos de crear valor, lo devalúa y se corre el riesgo de que en caso de unas hipotéticas elecciones anticipadas, el partido lleve un tremendo varapalo, por la ineficacia del gabinete de Sánchez, a la hora de afrontar los graves problemas a los que se enfrenta y la nula ayuda de Podemos en su solución, más preocupados estos en pescar en río revuelto. La imputación del partido morado puede acabar por hacerlo desaparecer de la escena política.

En este estado de cosas, el presidente debe remodelar con urgencia su gabinete para evitar una posible debacle en los próximos comicios, con un país al borde del colapso sanitario, económico y social. De hecho, las voces son cada vez mayores las que abogan por la urgente salida de Iglesias del gobierno presidido por Sánchez. Esta solución sería dar un balón de oxígeno al partido y reconducir la situación que se presenta caótica. Así podría ajustar unas mejoras en la complicada situación que padece España. 

Puede aún, pensando su idea de intransigencia hacia la oposición, pero es de destacar que sus socios pueden ser Ciudadanos, Partido Nacionalista Vasco y una pinza con los populares, para salvar la legislatura y no ir a elecciones anticipadas y alejando a los radicales que ansían romper el Estado de Derecho tal y como le conocemos, por otro al que nos quieren llevar y que desconocemos, esa cuestión llena a todos los españoles de intranquilidad y desasosiego. El PSOE, se muestra preocupado con razón, no es para menos.

¿Preocupación en el PSOE?