Los Franco solo quieren lo suyo

|

La familia Franco no se cansa de mostrar su nobleza y elegancia. Después de su gesto de generosidad al acceder voluntariamente a cumplir la orden del juez de entregar el pazo de Meirás al Estado ahora está dispuesta a dejar que los bienes que contiene se queden en el interior del inmueble siempre que se les dé por ellos “un precio razonable, aunque sea simbólico”. Qué saber estar, qué ejemplo para todos... Los hórreos, los cruceiros, las estatuas, los relieves, los escudos y, qué demonios, hasta las balaustradas se quedan en el recinto. Y eso que, como bien nos ha abierto los ojos al respecto el abogado de los herederos del dictador, si el juez les dio un plazo de entrega de las llaves sería para que tuviesen tiempo de llevarse sus cosas. Como los muebles que, dijo, colocó Carmen Franco. No sabemos si evitó el término “comprar” de forma involuntaria o completamente consciente.

Los Franco solo quieren lo suyo