GALARDÓN A ARSENIO IGLESIAS

|

Días atrás tuvo lugar un homenaje al ex futbolista, ex entrenador Arsenio Iglesias. Lo auspició y organizó la Peña Deportivista “La Fuente de Cuatro Caminos” que preside el indesmayable y eternamente joven Arturo M. López López, coruñés de toda la vida. El acto consistió en la entrega del galardón “Deportivista del año” al inolvidable “Zorro de Arteixo”.

Se celebró en la sede de la Peña. Allí estuvieron los sufridos directivos del Deportivo, señores Pachi y Rebollo; el delegado, señor Barros; los jugadores Valerón y Manuel Pablo; el señor Otero, presidente de la Federación de Peñas; el extraordinario Manuel Ríos Quintanilla (“Manolete”) presidente de la Asociación de Veteranos del Depor y ex pundonoroso jugador. Por la S.D. Compostela, el presidente, señor Quinteiro y el secretario general, señor Canedo, muy felicitado por la marcha de su club; el vicepresidente del Comité Nacional de Árbitros, señor Medín, el director de la Escuela del Comité Gallego de Árbitros, señor Grandal; el ex árbitro y ahora informador , Señor Cao; el notable ex jugador de Hockey, señor Huelves; el industrial de Deportes “Ekipo”, señor Agrelo; el señor Brandariz, antiguo galardonado; el ex magnífico futbolista, señor Moll y representantes de medios de comunicación.

Como estrella de la noche, el presidente de honor de la Peña y ex alcalde de La Coruña, don Francisco Vázquez, al que se le entregó un obsequio al cumplirse 20 años como presidente de honor de la Peña. Siempre se portó de maravilla con los peñistas y hasta los recibió con brillantez en la Embajada de España en la Ciudad Eterna. Dijo el presidente efectivo de la Peña que ésta tenía contraída una deuda de amistad y gratitud con Arsenio, futbolista de excepción y notable entrenador. Sus clubes fueron: Deportivo, Granada, Sevilla, Albacete y Oviedo, como futbolista. Como entrenador, actuó en el Depor, Hércules, Zaragoza, Burgos, Elche, Almería, Compostela, Real Madrid y Selección de Fútbol de Galicia. Francisco Vázquez le entregó el galardón, por todos sus méritos deportivos y por su gran calidad humana. En suma, un acto fraternal, agradable y justo, pero sin tortillas de “Crispi” ni lendoirinas de fondo.

GALARDÓN A ARSENIO IGLESIAS