Un flujo que se acerca a Gibraltar

|

va a tener narices que, al final, a la Angela Merkel se la vaya a terminar llevando por delante la crisis de la inmigración que sufre el sur de Europa. Y es que hasta en Alemania, que por el momento mantenían una postura más o menos proclive a la recepción de refugiados, están creciendo las voces que consideran que hay que poner un cierto freno a la entrada de ilegales. De entrada, España, con el Gobierno de Pedro Sánchez al frente, se está convirtiendo en el destino de buena parte de esos inmigrantes, después de que Turquia primero, Grecia después y por último Italia, hayan bilndado sus fronteras y cerrado sus aguas a la entrada de barcos procedentes de África. Los expertos alertan de que el flujo migratorio se está moviendo hacia el Estrecho de Gibraltar y de que, además, la actitud de las autoridades de Marruecos es cada vez más permisiva con las mafias que se encargan de introducir en Europa a todos aquellos que huyen de la desesperación.

Un flujo que se acerca a Gibraltar