Esto es lo que hay

|

Ahora nos enteramos de  que a las cloacas policiales mantenidas por el partido popular más de una década,  se unen fiscales contaminados ideológicamente, entre ellos la que fue fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal nombrada por el PP. Así lo denunció el número dos de la Fiscalía denunciando presiones para actuar contra el Gobierno actual. ¿Qué más tiene que pasar para echar de las instituciones a esa banda?  ¿A que se hagan con la Marina? El juez apunta a la trama política y pone el foco sobre Rajoy.  Esto,  señores cheira que fede. Son la peor pandemia que asoló nunca jamás a un país. A una administración. Han contaminado –durante años– la vida política. No se trata de “algo pasado de esa persona de la que usted me habla” o de “son casos viejos de personas que ya no están en el partido”. Es recién salido del horno: la Policía encuentra financiación ilegal en el PP de Almería para sufragar varias campañas electorales en las que fue candidato Javier Arenas. Hay más: el senador y diputado autonómico por el PP madrileño dimitió al estar encausado en el caso Púnica por, supuestamente, desviar fondos del Ayuntamiento de Algete para fiestas privadas y actos del partido. ¿Respuesta contundente del presidente popular? Pues negarse a suspender de militancia al exministro Fernández por el caso Kitchen. 

Pongamos que se habla de Madrid: el prólogo de la reunión entre Sánchez y Ayuso ya fue un circo: veinticuatro banderas de España y de la comunidad para tratar la segunda “ola” del virus en la capital de España. Diálogo florido que no ocultan una realidad que se repite en otros territorios gobernados por el PP. Pongamos que citemos  a Galicia: precarización de la sanidad: falta personal sanitario –médicos y de enfermería– mal pagado, con exceso de horario y los más con contratos de hasta días como han denunciado –allí  y aquí – los profesionales. Un enfermero, trabajador en el Chuac, contó que había firmado en un año más de setenta contratos y una enfermera madrileña reveló ante la tele que llevaba ya más de medio centenar de contratos.  Hay que añadir que la comunidad madrileña recibió ya MIL CUATROCIENTOS NOVENTA Y CINCO MILLONES de euros para mejorar su sistema sanitario. De aquí no conocemos la cifra, por cierto.

Esto es lo que hay cuando nos hablan que este otoño los servicios de salud –castigados por los recortes - se enfrentarán a un rebrote del coronavirus.

Esto es lo que hay