Toda la razón y poco futuro

|

EL concello de Ferrol arde; no porque alguien se haya dejado un pitillo mal apagado en el cuarto de baño, sino porque la concejala de Obras, la comunera –mareante en versión naval– Esther Leira, no deja de usar el fuelle para avivarlo. Pero no será fácil que Jorge “El autócrata” Suárez –ella misma le puso el alcume– se queme, porque no hay forma de cogerlo en Ferrol. O está tomando una cervecitas en Madrid para hacer la pelota a sus jefes espanhois o zampando pulpiño en Santiago con los otros dos trivagos, pero donde tiene que estar es imposible cazarlo. Leira ha atizado las llamas afirmando que el Gobierno local está de “parranda” y que Yolanda “la Yoli” Díaz tiene una sombra muy alargada –los tacones, no muy altos, pero sí que le gustan– y se está cargando la izquierda... Pues ya se ha ganado otro enemigo, Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, que va del ganchete a todas partes con la malvadísima Díaz. No le falta razón a Leira, pero futuro parece que tiene poco.

Toda la razón y poco futuro