Huevos de Pascua

|

Hubiera sido todo un detallazo, al menos para mí, que Mariano Rajoy hubiera puesto como fecha de las elecciones generales el 20 de noviembre (coincidiendo con el aniversario del  vuelo de Franco al cielo), en lugar del 20 de diciembre. Pero para eso le faltan huevos. 
Así que decidió jodernos el sorteo de la lotería y las navidades, con la preocupación de que quizá continuaremos en esas fechas de ilusión infantil, paz, armonía familiar, y los cursis anuncios del cava catalán con las putas burbujas doradas, sin saber quién formará gobierno. Si será en solitario, en minoría, coalición, bipartito, o tripartito. 
Sería cojonudo para mí deleitarme con el recuerdo del insigne poeta Arias Navarro (alias el carnicero de Málaga), recitando aquel su único verso con que alcanzó la gloria, “Españoles: Franco ha muerto”, antes que volver a escuchar los eternos villancicos y los anuncios de juguetes y las colonias, con estas dudas. 

Huevos de Pascua