El comandante mandó parar y Gelo obedeció

|

ÁNGEL García Seoane, Gelo, músico en su juventud –fue batería de Los Trovadores– se pasó a la política en la madurez y en ella sigue. Líder incombustible de Alternativa dos Veciños –una especie de Podemos con aroma de la ría– lleva ya un feixe de años como alcalde del próspero municipio de Oleiros, que siempre ha soñado con que fuese una Cuba en pequeñito. Erigió una majestuosa estatua en memoria del Che, dedicó un parque a José Martí e iba a bautizar otro con el nombre de Fidel Castro, pero el comandante mandó parar, dijo que de culto a la personalidad nada de nada y Gelo obedeció. ¡Hasta la fidelidad siempre!

El comandante mandó parar y Gelo obedeció