Las paridas de Montoro

|

Pues sí, queridos lectores: ha de quedar claro que España tiene un acuciante problema de pobreza infantil. Lo dice Cáritas. Lo corroboran Unicef, Save the Children y la Cruz Roja. Todos desmienten al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, un individuo que se atrevió a asegurar que los estudios de Cáritas “no se corresponden con la realidad”, porque sólo se basan en “mediciones estadísticas”. Hay que tener cara de palo para mantener el tipo con frases como las de Montoro. Y es que se da la circunstancia de que las “mediciones estadísticas” tienen su base en las mismas fuentes que utilizan tanto el Gobierno como la ONG. Y es que Cáritas tiró de datos del INE, que depende del Ministerio de Economía, y de Eurostat, que es un ente europeo. De forma que cuando Montoro desautoriza a Cáritas lo esta haciendo además con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, del que pende el Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social. Veamos: la pobreza infantil afecta a algo más de 2,2 millones de menores en España, 300.000 más que en 2008. Más menores pobres que, además, sufren formas de pobreza más severas que hace unos años.
Las distancias con la UE se han acrecentado. En 2012 se llegó a una tasa de riesgo de pobreza infantil del 29,9% en España, cifra superior en 1,7 puntos porcentuales a la registrada en 2008. En la UE, el aumento de la tasa de pobreza infantil entre 2008 y 2012 ha sido la mitad que el de España. Estas cifras son las mismas que manejan Unicef, Save the Children y Cáritas Europa, que ha dicho que España es el segundo país de la UE con el mayor índice de pobreza infantil, superado sólo por Rumania. A nadie, le cabe la menor duda de que la pobreza infantil en nuestro país es uno de los principales problemas que afectan a nuestros niños.
Por cierto: hasta Soledad Becerril, defensora del pueblo, dijo que se “sitúa al lado de Cáritas”. No es sólo que haya más niños pobres en España, sino que cada vez con más pobres. Y tanto la ONU como la UE han llamado la atención a nuestro país por este problema. Es un indicador de la desigualdad dentro de una nación.

Las paridas de Montoro