La conjura de Fomento

|

ESTá clara la conjura de Fomento contra a xente do común que gobierna en A Coruña. Si desde el Ayuntamiento se intenta por todos los medios impedir la ampliación de la avenida de Alfonso Molina, va el ministerio y aprueba ahora, tras décadas de espera, la ampliación del puente de A Pasaxe. Xulio Ferreiro y los suyos están convencidos de que detrás de este viejo anhelo que se convertirá en realidad hay una artera maniobra que impedirá convertir Lavedra en un humanizado boulevard en el que ciclistas y caminantes compartirán espacio con coches a 10 kilómetros por hora. Poco importa que los ciudadanos de la comarca tarden horas en llegar a sus puestos de trabajo. Al fin y al cabo, lo importante es que las ranitas y las salamanquesas pueden utilizar los pasos que se habilitarán bajo la mole de asfalto. Y, de paso, a menos velocidad más tranquilidad para los homeleses que han decidido convertir los arcos de los viaductos en su hogar dulce hogar. Y así, en la segunda fase, solo nos quedará peatonalizar la avenida.

La conjura de Fomento