Al menos hay una voz razonable

|

Y en medio de tanta declaración de película ñoña, tanto miedo a responder y tanta sensación de que viven en una realidad paralela, un miembro del Gobierno que demuestra sensatez. Eso, y que está muy por encima de sus compañeros en este trance. Margarita Robles, la ministra que desplegó al Ejército para que luchase contra el virus ya fuese desinfectando edificios o levantando hospitales de campaña, reconoce lo que otros son incapaces de decir: que han tenido fallos y que nada en la legislatura va a ser igual. Gracias. Al fin alguien que no nos quiere hacer comulgar con ruedas de molino.

Al menos hay una voz razonable