De cresos y mendigos

|

Ymientras las cifras nos cuentan que la “cuesta de enero” seguirá hasta que venga el sofoco general, el diario “El Mundo” necesitó un cuadernillo –le llama informe anual– para contarnos que los ricos no son a la vez más, gracias a la crisis –manda carafio– y los pobres aumentaron al mismo tiempo. Es la marca España.
La vergüenza general que, naturalmente, solo se ve desde abajo, pues –son cifras de “El Mundo”– en un año los más adinerados del país aumentaron su patrimonio en más de treinta y un mil millones. Son doscientos. Están en el sector textil –aquí tenemos al campeón de campeones– con una fortuna cuatro veces mayor que en 2006.
Le siguen los banqueros (no confundir con bancarios), constructores, bodegueros, los “dueños” del negocio de la salud y la alimentación. Y, como es lógico, en este país de pan y circo, se cuelan entre los cresos varios deportistas… Hay alguna saga política –la familia Agac–Aznar, los de la célebre boda donde se “retrató” a la Gürtel. Según el periódico, aquí, en el hogar de Breogán, tenemos diecisiete super-millonarios. Felicidades.
Por aquí tenemos, también, las pensiones más bajos y los sueldos “más cativos”. Un número insoportable de parados de larga duración, una emigración que sangra a miles de familias y un paro que sube a pesar del buen camino que nos señala el dedo de la Xunta.
Y ¿cómo lucha nuestro querido gobierno con el país de las mil y una desigualdades? Pues con energía: por real decreto se ha suprimido el índice de precios al consumo, sin tener en cuenta que según cifras que nos envía Europa (y aquí esconden) los precios en España suben en enero un 60% más que en la Eurozona.
Y eso, dirá usted, ¿qué significa? Pues que, como han dicho De Guindos y la cúpula empresarial, los salarios no deben estar influidos por el coste de la vida, sino por la productividad. Que las verduras, la merluza y el calzado estén más caros al creso, se la suda. Ellos quieren que suden los obreros produciendo más para poder llegar a un 1,8% de aumento.
Los salarios han perdido, por segundo mes consecutivo, poder adquisitivo. El 26% de los trabajadores no llega al salario mínimo. Y el gobierno considera que la inflación llegue al 3% y a los pensionistas le “concedieran” un 0,25% es natural. Para que no se envicien…

De cresos y mendigos