Incompetencia

|

studios y análisis efectuados desde julio llegaron a la conclusión de que España es el país que peor gestionó la crisis de la pandemia. La Universidad de Cambrigde, el diario The Economist, el Instituto de Economía Aplicada y por último Bloomberg, así lo hacen constar. Colocando a España a la cola en la gestión del impacto de la pandemia, con el mayor número de casos por millón de habitantes y haciendo hincapié sobre la nula gestión del gobierno, en su tratamiento de un asunto de suma delicadeza, por lo que saca los colores al mismo.
En España el virus resurgió como el epicentro de la propia pandemia del Continente europeo, aunque el gobierno parece que prefirió negarlo. Según aquellas fuentes, durante la primera ola del virus, en su incipiente comienzo de marzo y abril, es cuando se declara el Estado de Alarma por medio del propio presidente Sánchez y a su vez convocaba una o dos ruedas de prensa a diario, para dar a conocer el avance del Covid y sus medidas, lo que tampoco evitó que España se colocase como la Nación que peor gestionó aquella crisis sanitaria. Lo curioso es que ahora el presidente se coloca en el otro extremo de la balanza, haciendo valer por encima del interés nacional, el particular de sus vacaciones familiares, sin salir a dar cuenta del delicado problema que supone este rebrote de la pandemia. España vuelve a ser el país con el peor número de registro de contagios diarios en Europa por millón de habitantes, mientras la situación va empeorando.
Esta mala gestión con los casos de Covid en aumento y con un gobierno inoperante, teniendo a su industria turística fuera de combate, con la economía al borde del precipicio, hace que sus militantes, muestren síntomas de una seria preocupación ante la falta de liderazgo de su mandatario, que formó sobre sus espaldas un ejecutivo excesivamente débil, que gobierna en minoría y para todo depende del egoísmo de los separatistas para poder seguir en el poder, pero ¿hasta cuando podrá soportarlo?
Italia había servido de modelo a España, pero aquel país tuvo un mejor manejo de la crisis sanitaria, al tiempo que Sánchez se enojó, cuando el Reino Unido señaló a España como el foco de la pandemia, al recomendar a sus ciudadanos, no venir a veranear. El tiempo parece darles la razón, ya que días más tarde el gobierno español decide confinar algunas ciudades, pueblos y edificios, cerrar los clubes nocturnos, discotecas, restricción del horario en hostelería (cafés, bares y restaurantes) lo que supone para la economía un gran varapalo, ya que el turismo representa para nuestro país, el 12% de su economía, una cifra muy importante en el conjunto del Estado, es el modelo económico existente en España, es el que hay y se debe conjugar sanidad y ocio en su justa medida para beneficio de todos. Además el problema sigue estando en los puntos de llegada, ante la falta de controles en puertos, aeropuertos y demás sistemas de locomoción. Los que llegan a España, solo cubren un impreso, en ocasiones no hay quien lo recoja y se lo guarda el usuario, pero no se controla el pasajero a su llegada.
Al parecer no se puede pedir nada más, sin embargo otros países como Alemania ó Italia, que también arrastran una ola de contagios, descartaron una mayor relajación en las restricciones. Mientras Sánchez tomaba el sol ajeno a este problema, su homóloga, la Canciller Ángela Merkel, le decía a sus conciudadanos, que la tendencia del virus era preocupante y que Europa sigue luchando. Pero Sánchez se encontraba ausente de sus deberes en Lanzarote. Cabe preguntarse el motivo de ¿Porqué el presidente no estaba haciendo algo para evitar este repunte? Alguna explicación tendrá, pero donde no hay soluciones, hay palabras.

Incompetencia