SABIAMENTE PREPARADOS

|

Todavía hay ocasiones en las que nos sorprendemos por algún acontecimiento musical. En esos momentos de calidad remarcable, las experiencias profesionales y musicales previas no sirven de mucho a la hora de extraer conclusiones rigurosas. La manera súbita en que el hecho artístico se apodera del espíritu y de la capacidad lógica de enjuiciamiento hace que el instinto natural y la intuición adquieran un papel mucho más clarificador que la mera estrategia intelectual de laboratorio.
Esto fue lo que pasó este lunes en el concierto aniversario de la Orquesta de niños y la Orquesta Joven de la OSG: nuestra sorpresa superó cualquier expectativa previa que hubiéramos forjado con anterioridad.   
El concierto lo abrió la “Orquesta de niños”, dirigida por Jorge Montes, e interpretaron el “Concierto para clavicémbalo nº 1”, de Bach. Esta agrupación entusiasmó por disciplina, control y calidad en el trabajo; así, Bach sonó barroco, dentro de las posibilidades técnicas de una orquesta donde sus miembros son menores de quince años. Afinación, control del vibrato, buen estudio de arcos y espíritu inmenso de ilusión y trabajo. Esta fue la primera gran sorpresa. La segunda fue la Joven Orquesta y su director, James Ross. Nos han hecho rejuvenecer y retrotraernos años atrás, cuando la Joven tenía esa altísima calidad que echábamos en falta hace desde hace tiempo. El trabajo realizado ha sido soberbio y la labor de James Ross y el apoyo logístico de los colaboradores de la OSG ejemplares.
“Lingua de escuma”, de Fernando Buide, y la “Sinfonía nº 10” de Shostakovich fueron las obras elegidas y, no pareciendo, a priori, demasiado adecuadas pedagógicamente, resultaron ser perfectas en el discurso musical de una juventud que tiene una altísima preparación previa y gran capacidad para el trabajo en común.
Tras todo lo acaecido, urge más que nunca el diálogo y la inteligente colaboración que concatene de verdad las instituciones que trabajan en música, tanto las pedagógicas –conservatorios y escuelas- como las orquestales. Se hace imprescindible sumar capacidades y esfuerzos y llegar a puntos de encuentro y comprensión en los que todos aportemos nuestra parte de contenidos.

SABIAMENTE PREPARADOS