Cayetana se creía que el PP era ella

|

es cierto que le dieron la patada, pero el portazo que dio Cayetana Álvarez de Toledo al salir de la portavocía parlamentaria del Partido Popular fue cualquier cosa menos elegante. Se puede atribuir a que la mujer estaba dolida y por eso decidió morder la mano que le dio de comer cuando, en realidad, había llevado al PP catalán a los peores resultados de su historia, pero la política es así, un día fracasas y, cuando crees que te vas a ir a la calle, pues te ascienden, y luego, cuando estás arriba del todo, llega alguien y decide que eres prescindible. Y ese es el problema de Álvarez de Toledo, que al final se creyó que el PP era ella y no es así. A ver dónde acaba cuando se le pase la perrencha en la que anda.

Cayetana se creía que el PP era ella