Y ahora la pancarta

|


A Avia Veira, valor emergente de la política municipal, que purga con su soledad en el salón de plenos pecados que no le corresponden, pues los cometieron los bloqueiros que la precedieron en María Pita, nunca le desagradó darle un cachete a la Marea, nasía pa’ganá, pero siempre en plan cariñoso, para no hacer mucho daño. Se contuvo durante tanto tiempo que el día en el que liberó la fuerza acumulada la xente do común se llevó una malleira. A la concejala del Beneguai se le agotó la paciencia como consecuencia del cachondeo que se trajeron los mareantes con los terrenos de La Solana: ahora los quiero gratis; ahora pago por ellos... La concelleira acusó al Gobierno local de actuar con falsedad y de tener muy poca o ninguna credibilidad y fiabilidad. O sea, lo que cada día piensa un mayor número de coruñeses. Pero como Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, debe estar rodeado de masocas, ayer apareció colgada del palacio municipal una pancarta, con el logotipo del Concello bien visible, pidiendo la devolución gratuita de los terrenos. El más feliz debe ser el facedor de los carteis, que no trabaja de balde y ya llevaba una temporada sin recibir encargos.

Y ahora la pancarta