De ‘Cenicienta’ a líder, la progresión de un recién ascendido en Segunda B

Fue el verdugo de Fernando Vázquez el pasado mes de enero, cuando se impuso por la mínima al Depor en el Ruta de la Plata | aec
|

Ocho victorias, cuatro empates y solo tres derrotas. Dieciséis goles a favor y trece en contra. Son los números del líder del subgrupo A del grupo I de Segunda B, el sorprendente Zamora. De ‘Cenicienta’ a líder.

Esta semana, el equipo de David Movilla se impuso al Guijuelo, colista del grupo, y pasó a encabezar la clasificación del subgrupo en el que el Deportivo no ha cumplido las expectativas.


El equipo zamorano acabará la primera etapa del campeonato en Riazor y tiene encaminado su clasificación para pelear por el ascenso en la segunda fase de la temporada.


Su máximo goleador es un centrocampista, Carlos Ramos. El ‘10’ del Zamora ha anotado tres dianas en lo que va de temporada en Liga (uno más en la Copa del Rey).


A sus 26 años, el ex de equipos como el Pontevedra, Burgos y Guiijuelo, que se formó en el Atlético de Madrid, ha jugado los 15 partidos de la temporada, todos como titular, doce de ellos completos.

También han anotado Sebastián, Vallejo (2), Juanan (2), Coque, Dani Hernández, Rodri (2), Herrera (2), Valentín, y Alcalde.


El máximo goleador es también el que más minutos ha disputado en lo que va de curso, por encima de los porteros. Bajo palos, se han repartido el protagonismo en los primeros quince partidos del curso Villanueva y Mapisa.


En la temporada de su regreso a Segunda División B, el equipo Zamorano no tardó en mostrar sus credenciales. Se impuso en Coruxo en la jornada inaugural y repitió triunfo ante el Guijuelo en la segunda. Después empató en A Malata y con el Pontevedra en su campo.


Su primera derrota llegó en la quinta jornada, ante el filial del Celta de Vigo, que le marcó dos goles a domicilio. En ese tramo de la temporada encajó la segunda derrota, además de manera consecutiva, ante el Unionistas de Salamanca, que le ganó en el Ruta de la Plata. e rehizo con un triunfo ante el Salamanca, un empate en San Lázaro, la victoria ante el Deportivo en Zamora, que supuso el punto final de la segunda etapa de Fernando Vázquez en el banquillo blanquiazul, otro empate con el Racing de Ferrol, una victoria por la mínima en Pontevedra, volvió a caer ante el Celta B, que le metió tres como visitante y enderezó el rumbo ante el Unionistas de Salamanca y el Guijuelo.


Es decir, solo ha perdido uno de los nueve últimos encuentros que ha disputado y en ese periodo sumó veinte puntos (seis victorias y dos empates) de veintisiete posibles. Un ritmo que le ha llevado a comandar la tabla y a confirmarse como la sorpresa positiva del subgrupo del Deportivo, en el que nadie contaba con verlo tan arriba. Buena parte del mérito es de su entrenador. Ha construido un equipo disciplinado e intenso, competitivo al máximo. 

De ‘Cenicienta’ a líder, la progresión de un recién ascendido en Segunda B