Cuando la Justicia es muy injusta

|

NO lo tiene nada fácil Juana Rivas. El suyo es el mejor ejemplo de esa maraña burocrática que envuelve en demasiadas ocasiones a la justicia hasta conseguir que se vuelva todo lo contrario: injusta. Nadie en su sano juicio puede no simpatizar con esta mujer que lo único que hace es intentar defender a sus hijos de un maltratador. Demasiados casos se han visto en los que los pequeños se acaban convirtiendo en víctimas de un terrorista machista. Y, sin embargo, la realidad es que el panorama que se le presenta es negro, tanto que hasta su propio abogado le pide que entregue a los niños. FOTO: Juana Rivas | AEC

Cuando la Justicia es muy injusta