CALOR Y SOCORRISTAS

|

Ya ha sido mala suerte que la llegada del calor a la ciudad haya coincidido con un episodio de mar de fondo que ha provocado un gran número de pequeñas incidencias, en las que la rápida acción de los socorristas ha sido fundamental para evitar males mayores. Por eso, es razonable el planteamiento del Ayuntamiento, que anuncia que el dispositivo de seguridad en las playas se mantendrá mientras dure el buen tiempo y, por lo tanto, la afluencia de bañistas a los arenales. Cualquier medida dispuesta para prevenir un suceso siempre es buena.

CALOR Y SOCORRISTAS