El Ayuntamiento descarta cámaras en el nuevo carril 30 de la ronda de Outeiro

La nueva señalización horizontal comenzó a pintarse ayer cerca del cruce con la avenida de Ejército | quintana
|

Los operarios comenzaron a instalar la señalización horizontal en la ronda de Outeiro, después de que, días antes, se instalara la vertical. Las obras, divididas en tres fases, consisten en un carril 30 que irá desde la avenida del Ejército hasta la del Ferrocarril. Es decir, desde el principio de la ronda de Outeiro hasta la estación de San Cristóbal. La Concejalía de Movilidad esperan que cuando se haya implantado en toda la ronda, el carril 30 contribuya a eliminar el problema de la doble fila, que es endémico en algunos tramos, pero descartan por el momento reforzar el carril 30 con cámaras contra la doble fila, como existen en otros puntos.


Hay que tener en cuenta que existen cámaras que multan a los coches aparcados en doble fila, pero solo entre la avenida de Finisterre y la de Arteixo. Otro tramo donde el problema de la doble fila subsiste, es el que discurre entre Arteixo y San Cristóbal, que pronto tendrá su carril 30, aunque en los otros dos se podrá seguir circulando a 50 kilómetros por hora.


De todos modos, fuentes municipales consideran que la señalización 30 facilitará que el bus pueda transitar más fluidamente (uno de los principales problemas que genera la doble fila) lo que hará innecesario instalar cámaras sancionadoras que sí existen en otros muchos puntos del centro, algunos de los cuales cuentan ahora con su propio carril 30, como Juan Flórez. “La cámara te permite identificar infracciones, pero podemos apretar en la política sancionadora”, advierten.


Marca de ciudad

Ya la alcaldesa había asegurado que Coruña Ciudad 30, “que ya es una marca de ciudad y gracias a ella se consiguió calmar el tráfico, se permitió la convivencia de nuevas formas de movilidad, se mejoró la eficiencia del transporte público y se respeta a la ciudadanía que camina y que disfruta del espacio urbano”.


Con estas actuaciones enmarcadas dentro de dicho plan, señaló Inés Rey, “recuperamos 50.000 metros cuadrados de espacio público que ya podemos transitar a pie, con nuevos carriles como el de corredores y ciclistas del Paseo Marítimo” y, apuntó, “con la premisa de un carril menos, una acera más, ahora extendemos esta reducción de velocidad a 30 kilómetros por hora en la ronda de Outeiro”.


Por su parte, el edil de Movilidad, Juan Díaz Villoslada, indicaba que observarán como funciona esta propuesta para analizar la posibilidad de una plataforma única para el transporte público, “que non está desbotada”, a pesar de este carril 30 pero que tampoco parece que vaya a hacerse realidad, con la que la intervención será más suave de lo previsto.

El Ayuntamiento descarta cámaras en el nuevo carril 30 de la ronda de Outeiro