Tres días después, apareció Sánchez

FOTO: Sánchez demostró que es un experto en la tibieza | aec
|

le costó trabajo, pero al final, Pedro Sánchez se desmarcó de la violencia provocada por la detención del rapero Pablo Hasel y, de paso, de su propio vicepresidente, Pablo Iglesias. Eso sí, lo ha hecho como es él, casi sin querer, asegurando que en este país hay democracia plena y, que en una democracia plena no tiene cabida la violencia. Ni una palabra en contra de que Podemos esté alentando las algaradas callejeras, ni una crítica a Iglesias, que desde su puesto en el Consejo de Ministros busca un huequecito en la mesa de la Generalitat. De hecho, además de llegar tarde, tras tres noches de incidentes y decenas de detenidos y policías heridos, lo suyo ha sido simplemente para cubrir el expediente, que nadie le pueda decir que respalda la violencia, aunque esté dispuesto a mantener a Iglesias, con todo lo que eso significa, para bien y para mal. 

Tres días después, apareció Sánchez