Sánchez defiende que no se rebajen las restricciones para evitar recaer en una nueva ola

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrece un discurso en Mérida | fernando sánchez (Efe)
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo ayer un llamamiento a las comunidades para que mantengan sus medidas frente a la pandemia de coronavirus aunque se haya logrado bajar la curva de contagios porque “no se trata de avanzar rápido para luego retroceder”.


Sánchez lanzó esta llamada en su intervención en el acto celebrado en Mérida para presentar el plan de recuperación de la economía española.


Esa recuperación subrayó que pasa por doblegar al virus, un objetivo ante el que ha insistido que se está en el principio del fin gracias al proceso de vacunación.


Tras recordar las cifras de ese proceso en España, mostrar su satisfacción ante su evolución y explicar que el objetivo es vacunar a 20 millones de personas en el primer semestre del año y que el 70% de la población esté inmunizada a lo largo del verano, se ha referido a un hecho que ha calificado de hito.


Consiste, según explicó, en que España conseguirá pronto que el número de las personas que hayan recibido las dosis totales supere al de contagiados acumulados, algo que ha recordado que ya se ha conseguido en Canarias.


Pero pese a ese proceso y a la buena evolución en los últimos días de los datos de contagiados en España, Sánchez hizo una llamada a administraciones y ciudadanos: “No hay que bajar la guardia en ningún momento”.


“Es verdad que baja la curva, pero el momento es el de seguir con las medidas que estamos tomando, con la guardia bien alta. No se trata de avanzar rápido para luego retroceder, sino de no dejar de avanzar”, añadió

Desescalada


A pesar de las retiradas advertencias de las autoridades sanitarias para mantener la prudencia y no relajar las restricciones, lo cierto es que la mayoría de comunidades autónomas suavizaron ya o lo harán en los próximos días algunas de las medidas que impusieron por la tercera ola tras el aumento de la incidencia en Navidad.


Eso sí, lo hacen, salvo excepciones, a distinta velocidad y de forma bastante tímida.


Como ejemplo solo Canarias, Baleares, Madrid y Extremadura no tienen impuesto el cierre perimetral. La mayoría lo mantienen y han abierto la mano a moverse entre municipios Castilla y León -se podrá desde este sábado- o Murcia que lo decretó el miércoles.


La mayoría mantienen el toque de queda entre las 22.00 horas y las 6.00 y es Madrid, a pesar de que cuenta con una de las incidencias más elevadas, la única comunidad que desde este jueves ha atrasado una hora la hora de cierre.


Entre los que suavizan poco a poco sus restricciones están Mallorca, con la reapertura de centros comerciales; Galicia, donde el comercio recuperó su horario habitual hasta las 21.30 horas a la mitad de aforo o Extremadura, que amplía hasta las diez de la noche el cierre del comercio.


Cantabria volverá a abrir sus establecimientos y permitirá el uso de zonas comunes en tanto que conservará el veto al deporte en espacios cerrados y Castilla-La Mancha prevé ampliar el aforo en la hostelería y la asistencia de público a eventos deportivos.


Por contra, se mantiene firme la Comunidad Valenciana que reitera que, al menos hasta el 1 de marzo, tiene fijado el cierre total de la hostelería y a las 18.00 horas el del comercio no esencial.


Los grupos sociales están limitados a dos personas y en los domicilios sólo pueden reunirse los convivientes. 

Sánchez defiende que no se rebajen las restricciones para evitar recaer en una nueva ola