El año para olvidar que están viviendo en Podemos

|

Es evidente que 2020 no está siendo un buen año para nadie, pero a algunos se les está haciendo más cuesta arriba que a otros. Pablo Iglesias tiene pinta de estar en el grupo de los que están deseando que se termine cuanto antes, a ver si el siguiente trae algo mejor. Cuestiones políticas aparte –y eso que ahí la cosa está como para plantearse un buen cambio– las investigaciones judiciales le tienen que estar restando años de vida. Podemos está imputado como persona jurídica por supuesta financiación ilegal, tres de los principales cargos del partido tendrán que declarar en la causa y el juez ha solicitado desde la contabilidad hasta tablas de sueldos de los trabajadores. Si como denuncia el exabogado de la formación, el caso Dina era una cortina de humo para tapar esto, no les ha podido salir peor. Lo de hablar de las cloacas del Estado y la campaña de difamación vale para un tiempo, pero es más efectivo que se demuestre la inocencia. Y, seguro, más reconfortante. Foto: iglesias y echenique, antes de saber lo que les esperaba | aec

El año para olvidar que están viviendo en Podemos