El Parlamento catalán continúa adelante con el proceso soberanista

|

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell convocó ayer una Junta de portavoces para desencallar la propuesta de JxSí y la CUP de iniciar en el pleno el proceso independentista, pese al rechazo de la oposición, que considera que el órgano no se podía reunir porque el PP no se ha constituido como grupo parlamentario.
Sin embargo, a pesar de que populares, socialistas y Ciudadanos recurrirán esta medida en el Tribunal Constitucional, Forcadell defendió la legalidad de la Junta de Portavoces y calculó que el pleno extraordinario para debatir y votar la resolución independentista de JxSí y la CUP se hará la próxima semana, porque no da tiempo a hacerlo el viernes, y además descartó convocarlo el sábado.
Lo dijo en rueda de prensa tras la Junta, cuya convocatoria justificó “precisamente por querer cumplir el reglamento” parlamentario, y añadió que los servicios jurídicos de la cámara aconsejaron que la convocara.
Forcadell indicó que la Junta se reunió porque ayer “acababa el plazo para cumplir la reconsideración” de la resolución que pidieron PSC, C’s y PP, y la Junta no admitió esta reconsideración, por lo que la resolución sigue su trámite.
Sobre las críticas de la oposición, que tacha de ilegal la Junta convocada por Forcadell, ella respondió que se ha consultado a los servicios jurídicos de la Cámara y que no se ha hecho “nada ilegal”.
Sobre las acusaciones de partidos de la oposición que afirman que el aval de los servicios jurídicos se sostiene en dos precedentes que eran reuniones de representantes y no juntas de portavoces convocadas oficialmente, aseguró que las actas existen y que en ambos casos actuaron “como grupos parlamentarios”.
Por su parte, la portavoz de la CUP, Anna Gabriel, defendió la validez de la Junta de Portavoces pese a que el PP aún no haya creado su grupo, algo que justificó precisamente alegando que los populares no lo han hecho aún por “mala fe”.
Gabriel afirmó que el PP no se ha constituido como grupo para “dilatar” deliberadamente la admisión a trámite de la propuesta de resolución independentista de JxSí y la CUP, y para evitar que se vote en un pleno. Además, sostuvo que el Parlament garantiza todos los derechos de los diputados y de los grupos en los órganos “legalmente constituidos”, porque han podido asistir y participar, y también esgrimió el derecho de JxSí y la CUP a que se debata una propuesta que considera avalada por las urnas.

El Parlamento catalán continúa adelante con el proceso soberanista