David Castro y Carlos Liñares llevarán el género del tango al Baba Bar

|

Para David Castro, el tango es una manera de entender el mundo, una especie de mitología con personajes y una historia que nació en Buenos Aires a finales del siglo XIX, pero que se explayó con el movimiento migratorio por el resto del mundo para llegar a Caracas, donde nació el artista. Con nueve años, David ya lo estaba cantando y con doce se lo llevó en la maleta para traérselo de vuelta a sus orígenes. 
En A Coruña, siguió cultivando el estilo, se formó vocalmente y se juntó con Carlos Liñares y su guitarra. Mañana, los dos volverán a subirse al escenario del Baba Bar, a las 21.30 horas, para desplegar un repertorio que sonará a “Malena” y a “Nostalgias”. Se irá a Portugal a beber de la melancolía de fados como “Dúas lágrimas de orballo” y pisará el país francés con “La bohemia”. Cuenta el que ahora vive a pocos kilómetros de Toulouse que siempre aprovecha su regreso a casa para cantarles a sus vecinos y seguir alimentando una vocación a la que ahora le saca brillo en Francia. 
Allí, tiene un grupo, Tristedios Tango, con el que ya publicó un primer disco y van camino de producir el segundo, que se podrá comprar en internet y tendrá temas propios. 
Mientras, los dos perfilan el recital de mañana, donde también habrá unm hueco para el bolero. La pareja de artistas acudirá al poemario de Rosalía para recordar la presencia de esa negra sombra, que no se va, y reservarán espacio para la canción napolitana con Latinoamérica como base del cuento, en una velada en la que el género que David también baila entrará por la puerta del local de Pérez Cepeda en calidad de protagonista. Se instalará en la voz del tenor y en las cuerdas de Liñares y hablará de una cultura. Entera.

David Castro y Carlos Liñares llevarán el género del tango al Baba Bar