El factor humano del Depor

02 septiembre 2018 / 04 septiembre 2018 / 18 octubre 2018 Fútbol Segunda División Temporada 2018-2019 Tenerife - Deportivo: 2-2
|

Los resultados y la clasificación acompañan, con el Deportivo tercero con 18 puntos, pero a nadie se le escapa que el ambiente en el seno del plantel blanquiazul ha cambiado. 

La sensación, desde fuera, es que se está configurando un grupo de profesionales concienciados con la causa, focalizados en un objetivo. El club herculino ha invertido este año en el factor humano.

Muchas despedidas
Una apuesta que comenzó con el fichaje del director deportivo Carmelo del Pozo, responsable de la configuración de la plantilla del Levante y artífice de esa ‘piña’. Empezó con la salida de buena parte del plantel (solo ‘sobrevivieron’ a la criba, con respecto al año pasado, Borja Valle, Pedro Mosquera, Gerard Valentín, Carles Gil y Fede Cartabia). Regresaron, además, los cedidos Álex Bergantiños y Saúl García.

Llegaron nuevos jugadores, parte de ellos desconocidos para la grada, pero que tenían tablas en Segunda División, algo que buscaba Del Pozo, por encima del ‘caché’. “Van a venir hombres, no nombres, que conozcan la categoría, que den satisfacción a la gente y estén implicados. Necesitamos hombres, no nombres, los nombres van a decir poco ahora”, declaraba a la conclusión de LaLiga.

Comprometidos
No le tembló el pulso a Del Pozo en anunciar que había jugadores con los que no se contaba. Uno de los casos más claros fue el de Tyton, que anunció que saldría del club. Y para los que llegaban, mandó en su momento un ‘aviso a navegantes’: “Hay que intentar que los que vengan cambien el chip y entiendan que el Deportivo no puede hacer lo de la campaña pasada, introducir la ‘Marca Depor’ y hacerles entender que el Deportivo puede ser más importante en Segunda que muchos clubes en Primera”. Un mensaje que ha calado en el seno de un plantel que hace mucha vida diaria de forma conjunta. Todos los días, jugadores y cuerpo técnico desayunan y comen juntos en las instalaciones de Abegondo, en un comedor habilitado.

Entre el nuevo nutricionista y los doctores se elaboran los menús de un catering servido por la Taberna ‘O Secreto’. Se desayuna entre las nueve y las nueve y media y el turno de comidas va de las doce y media hasta las dos de la tarde.

Además, ya ha habido reuniones más distendidas, como un reciente asado con motivo de un cumpleaños. A diferencia de la temporada pasada, el cuerpo técnico aprovecha muchos de sus los desplazamientos a domicilio para hacer mini-concentraciones. La última de ellas, este fin de semana en Córdoba, de donde no regresarán hasta el domingo por la tarde.

El factor humano del Depor